¿Qué es y para qué sirve un concentrador de oxígeno?

Un concentrador de oxígeno es un equipo médico que comprime el aire alrededor del paciente para proporcionárselo en un estado más puro, que es lo que se conoce como oxigenoterapia. El aire purificado contiene cantidades mayores de oxígeno que las del ambiente, lo que ayuda a mantener el cuerpo mejor oxigenado, y así mejorar algunas funciones orgánicas.

A diferencia de un tanque de oxígeno, el suministro de un concentrador es continuo, es decir, no se agota mientras el mismo esté conectado a una toma de corriente. Sin embargo, también existen modelos portátiles cuya fuente de alimentación es una batería recargable, y que funcionan mientras la misma tenga carga.

¿Cómo funciona un concentrador de oxígeno?

El dispositivo aspira el aire regular del ambiente, el cual pasa por una serie de filtros y lechos de tamiz para eliminar la presencia de otros gases que se encuentran en el aire, incluso el nitrógeno. Eliminar otros gases del aire es lo que hace que el mismo tenga una mayor concentración de oxígeno.

Luego, este aire de oxígeno concentrado se suministra al usuario mediante una cánula nasal o una máscara respiratoria. El suministro ocurre de dos formas: cada vez que el usuario inhala, basándose en lo que se llama la frecuencia respiratoria de una persona o en forma de dosis de pulso, la que toma en cuenta la cantidad de oxígeno que le hace falta al usuario.

Estos métodos aseguran que el usuario está recibiendo la cantidad de oxígeno apropiada según la actividad que está realizando al momento. Por ejemplo, dormir requiere de menos oxígeno que hacer una caminata y otras actividades diarias. Sin embargo, hay que considerar que una solución más eficiente para pacientes que requieren de forma continua el suministro de oxígeno es la de la dosis de pulso, y a través de un concentrador de oxígeno portátil para mayor comodidad.

El concentrador de oxígeno es necesario para el tratamiento de enfermedades que causan bajos niveles de oxígeno en la sangre, por ejemplo:

  • Ataques graves de asma.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Apnea del sueño.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica.
  • Neumonía.
  • COVID-19.

¿Cómo conseguir uno en España?

Antes era un dispositivo que se utilizaba únicamente en centros médicos, pero ahora es posible seguir el tratamiento según las indicaciones de un especialista. Ahora existen los de tipo domiciliario y portátiles, los cuales se encuentran en supermercados, tiendas especializadas en línea y locales. Hay diversidad de marcas, y el precio varía bastante, pero no es un equipo médico costoso.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*