La mayoría de los niños no se han medido la vista, fundamental en el fracaso escolar

niño

niño

Da comienzo la vuelta al cole, fecha clave en la que se incrementa el consumo por la equipación de los pequeños para el año escolar. En septiembre, los padres y madres preparan a sus hijos con material para la vuelta a las aulas, pero, ¿se les revisa la vista? La mayoría de los menores de 7 años no han acudido a un óptico-optometrista, y es algo fundamental para su futuro académico: el 30% de los casos de fracaso escolar se deben a problemas visuales.

Organizaciones como la Fundación Alain Afflelou llevan años luchando para cambiar este aspecto y conseguir mejorar la salud visual de los más pequeños. Este 2017, celebran su XVIII Campaña Escolar a Favor de la Salud Visual, una iniciativa que busca la detección precoz de los problemas visuales en los menores para evitar que agraven a largo plazo y desemboquen en fracaso escolar. La campaña dará comienzo el próximo 11 de septiembre y se alargará hasta el 15 de octubre.

En la pasada edición de esta iniciativa, se realizó un estudio en el que se detectó que los niños, entre 5 y 7 años, manifestaban síntomas de mala visión en su día a día: visión borrosa (25%), dolor de cabeza (7%) y desviación (7%). Además, los padres y madres de estos pequeños, afirmaban que sus hijos se quejaban de dolor ocular, visión doble, fotofobia, picor, lagrimeo y sequedad ocular. Estos síntomas pueden deberse a errores refractivos como miopía, hipermetropía y astigmatismo, o venir dados por alteraciones más complicadas como problemas binoculares, ambliopías, estrabismos. Además, tras este estudio realizado a más de 4.000 niños, detectaron que el 92% de los menores que acudieron a la óptica necesitaba alguna corrección visual.

“El desarrollo de la visión tiene lugar desde el nacimiento hasta los 7 años aproximadamente. En este tiempo se desarrollan la visión espacial, la percepción de formas y colores, y el movimiento. Si estas habilidades no evolucionan normalmente, pueden aparecer problemas en el aprendizaje, la psicomotricidad y la concentración”, afirma Elvira Jiménez, Óptico-optometrista y Máster en Investigación Clínica de ALAIN AFFLELOU. Un aspecto importante en este sentido es el número de horas que los niños pasan ante algún dispositivo tecnológico. La sobreexposición a luz de las pantallas digitales puede ocasionar problemas en la visión de los pequeños y, por consiguiente, en su rendimiento académico. En el estudio realizado por la Fundación ALAIN AFFLELOU, detectaron que los menores pasaban de media 1,8h al día frente a pantallas de dispositivos como la tablet o el móvil, y 1,6h viendo la televisión. “Si diferenciamos entre niños con miopía e hipermetropía, se ha podido observar que los miopes pasan una media de 0,4h más cada día delante de las pantallas digitales que los hipermétropes”, añadía Jiménez.

Los expertos de la compañía óptica afirman que la primera revisión visual a los niños debe realizarse a los cinco años como máximo. Por ello, en los más de 300 establecimientos que la firma óptica tiene en nuestro país, se realizarán exámenes visuales completos a niños entre 5 y 7 años, además de regalarles unas gafas graduadas si las necesitan.


(Fuente: Fundación Alain Afflelou)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*