La extirpación del útero es la operación ginecológica más frecuente en España

histerectomía utero

La cirugía mínimamente invasiva está avanzando a pasos agigantados en los últimos años ofreciendo importantes ventajas para los pacientes intervenidos quirúrgicamente, con una recuperación más precoz y una menor tasa de complicaciones tras la operación. El área de Ginecología es una de las que se favorece de estos beneficios, ya que prácticamente todos los procedimientos quirúrgicos en patología ginecológica benigna pueden ser tratados con técnicas mínimamente invasivas como cirugía vaginal o cirugía laparoscópica.

De ello trata, precisamente el “Mini Fellowship de Ginecología Laparoscópica” llevado a cabo en el Hospital de Son Llàtzer de Palma de Mallorca y organizado junto con Johnson & Johnson Medical Devices Companies durante los días 29 y 30 de marzo. Este curso sobre cirugía laparoscópica avanzada va dirigido a especialistas en Ginecología con experiencia previa en este tipo de técnicas mínimamente invasivas y es de ámbito internacional, contando esta ocasión con la participación de cuatro prestigiosos expertos israelíes de Rambam Medical Center, Sheba Medical Center, Rabin Medical Center-Belinson Hospital y Hilel Yafe Medical Center.

El curso es eminentemente práctico, con intervenciones quirúrgicas programadas, y en él se van a abordar los tres temas quirúrgicos básicos en cirugía ginecológica: el prolapso o caída de los órganos pélvicos, la endometriosis profunda y la histerectomía laparoscópica.

Precisamente, la histerectomía –que consiste en extirpar el útero total o parcialmente- es la intervención quirúrgica más frecuente en el área de Ginecología, “ya que cada año se realizan en España alrededor de 50.000 operaciones de este tipo”, señala el doctor Ángel Martín, director del curso y Jefe de Servicio de Ginecologíadel Hospital de Son Llàtzer de Palma de Mallorca.

Los problemas más habituales que requieren de esta cirugía provienen por la presencia de miomas uterinos que pueden ocasionar anemias por sangrado menstrual abundante y/o problemas de comprensión de órganos vecinos por volumen de miomas.

Técnicas quirúrgicas en Ginecología

Por su parte, otra de las intervenciones quirúrgicas más importantes en Ginecología es la cirugía de suelo pélvico, realizada principalmente para la corrección de la incontinencia de orina y para el prolapso o caída de los órganos pélvicos, “y que ha experimentado en los últimos años un avance espectacular en el desarrollo de nuevas técnicas quirúrgicas”, afirma el experto quien, además, indica que “una de las causas más relevantes del aumento de la demanda de esta intervención es el incremento de la esperanza de vida de la población femenina en buenas condiciones de salud”.

Todas estas intervenciones se realizan con cirugía mínimamente invasiva o laparoscópica, que ofrece importantes ventajas para los pacientes y está avanzando de manera importante en los últimos años. Sin embargo, tal y como señala el especialista, “todavía quedan muchos retos por afrontar en este ámbito, como la mejora de la tecnología laparoscópica, el desarrollo de nuevas mallas o la precisión de las técnicas diagnósticas; todos ellos encaminados a mejorar los resultados percibidos por la paciente”.

Además, el doctor Ángel Martín acaba resaltando que “actualmente, toda Unidad de Uro-Ginecología moderna debe poder ofrecer un amplio abanico de técnicas quirúrgicas específicas que permitan adaptarse a cada caso concreto y que vayan desde los procedimientos más sencillos, como las colocación de mallas para la incontinencia urinaria, hasta otros mucho más complejos, como las reconstrucciones por vía laparoscópica”.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*