Los pacientes con esclerodermia y su riesgo elevado de sufrir cáncer

esclerodermia

Diferentes estudios realizados en distintos países como Australia, Suecia, Estados Unidos o Taiwán, han demostrado que los pacientes con esclerosis sistémica (también llamada esclerodermia) sufren un riesgo elevado de padecer cáncer a lo largo de su vida cuando se compara con la población general ajustándolo por sexo y edad. “También se sabe que dicho riesgo es mayor si el paciente es un varón, en aquellos cuya enfermedad ha debutado en edades más tardías y los que poseen anticuerpos ARN polimerasa II, aunque hay que aclarar que el 80% de los pacientes que poseen este anticuerpo no padecerán un cáncer”, ha señalado la Dra. Paloma García de la Peña, reumatóloga del Hospital Universitario HM Sanchinarro, durante la celebración del 5ºSimposio de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas de la Sociedad Española de Reumatología (SER).

La relación entre ambas enfermedades es multifactorial, es decir, no se debe a una única causa. Asimismo, los pacientes con esclerosis sistémica pueden desarrollar distintos tipos de cáncer, si bien es cierto que se asocia especialmente con algunos de ellos. “En líneas generales podemos afirmar que hay un riesgo aumentado de padecer un cáncer de pulmón -sobre todo aquellas personas que tengan afectación pulmonar asociada como es la enfermedad pulmonar intersticial-, de vejiga, hematológicos y de piel (diferentes al melanoma). También se ha visto que hay aumento de cáncer de esófago en pacientes con reflujo gastroesofágico severo y/o desarrollan esófago de Barrett y de orofaringe como el cáncer de lengua”, ha apuntado la Dra. García de la Peña.

La especialista ha desatacado que “cada vez se van conociendo más los mecanismos que relacionan la esclerosis sistémica y el cáncer. Todo ello hace que los clínicos cada vez tengamos más conocimiento y podamos aplicar nuevos algoritmos de despistaje de cáncer en pacientes con esta patología. Es necesario que los reumatólogos estemos atentos ante la posible aparición de una neoplasia”. También ha recordado que “es muy importante que los pacientes con esclerosis sistémica acudan a su especialista regularmente y le comuniquen cualquier síntoma nuevo que hayan notado por nimio que les parezca”, de igual modo, ha hecho hincapié en la importancia de mantener “buenos hábitos alimenticios y abandonar el hábito tabáquico si existiera”.

Sobre la esclerosis sistémica o esclerodermia

La esclerosis sistémica es una enfermedad autoinmune crónica en la que se produce una alteración del colágeno (conjunto de proteínas que dan soporte a los órganos y tejidos del organismo), lo que provoca que la piel se esclerose, es decir, se endurezca, así como los diferentes órganos a los que pueda afectar.
Se trata de una enfermedad rara de origen desconocido, que afecta a una de cada 50.000 personas. Puede aparecer a cualquier edad, siendo más frecuente en mujeres de mediana edad y su evolución puede ser más o menos rápida dependiendo del grado de afectación.

Durante el primer año, el reumatólogo suele poder clasificar y hacer un pronóstico de la gravedad de la enfermedad en cada caso, y advertir al paciente sobre qué complicaciones son posibles, la forma de vigilarlas y el tratamiento más apropiado para las mismas.


(Fuente: Sociedad Española de Reumatología (SER)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*