Las dudas sobre medicamentos: analgésicos, antiinflamatorios, protectores de estómago…

medicamentos

Según el Observatorio del Medicamento, España ocupa el quinto puesto mundial en automedicación por detrás de Estados Unidos, Alemania, Reino Unido e Italia. De hecho, 1 de cada 3 españoles toma medicamentos sin que se los prescriba el médico. No en vano, existen medicamentos muy utilizados por la población española que se pueden comprar sin receta médica en cualquier farmacia, pero que suscitan muchas dudas entre los usuarios.

Las dudas más frecuentes tienen que ver con los analgésicos y antiinflamatorios. ¿Cuándo utilizar ibuprofeno, cuándo paracetamol… y aspirina? Tengo dolor de cabeza… Me duele una rodilla… Tengo fiebre… ¿Qué debo tomar?

Paracetamol

Se trata de un medicamento analgésico y antipirético que se utiliza para calmar los dolores leves, como dolores de muelas, cabeza, menstruación… Además, ayuda a bajar la fiebre y no daña el estómago, pero es importante saber que no está recomendado para personas con problemas hepáticos, ya que su consumo repetido puede dañar el hígado. Según explican los especialistas de mediQuo, el paracetamol no está indicado para personas con alergias o sensibilidad a determinados componentes de este fármaco. No obstante, en caso de embarazo, es el único fármaco que se puede tomar con total seguridad.

Ibuprofeno

Es también un analgésico y antipirético, pero, a diferencia del paracetamol, este fármaco también es antiinflamatorio. Por tanto, su uso es aplicable para dolores que impliquen inflamación, como lo son las torceduras, esguinces, dolores de garganta, musculares, enfermedades como artritis reumatoide, artrosis o gota. En este caso, si el dolor es un simple dolor de cabeza, los especialistas de mediQuo recomiendan optar por el paracetamol, ya que el ibuprofeno puede resultar dañino para la mucosa gástrica. El ibuprofeno no está indicado para personas con problemas de hígado, de estómago, que hayan tenido alguna úlcera o hemorragia y está totalmente prohibido durante el embarazo, a excepción del periodo de lactancia, donde sí estaría recomendado al igual que el paracetamol. Es importante consumirlo siempre después de las comidas y nunca hay que superar la dosis recomendada diaria, ni alterar la duración del tratamiento.

Metamizol (Dipirona o Nolotil)

Es un analgésico, antipirético y antiinflamatorio que se utiliza para tratar dolores agudos. Este analgésico calma el dolor de tipo cólico o por espasmo muscular. Por ejemplo, puede aliviar un fuerte dolor de muelas, las molestias de un postoperatorio o un cólico nefrítico, explican los especialistas de mediQuo. También sirve para tratar las fiebres altas que no responden a otros medicamentos. Es importante tener en cuenta que se trata de un fármaco muy potente. Su efecto secundario más grave puede ser la agranulocitosis -la falta o disminución de granulocitos-, un tipo importante de glóbulos blancos producido en la médula ósea, y existen otros menos graves, pero también considerables, como alergias en las mucosas y en la piel y problemas digestivos. Además, se trata de un medicamento que produce bajadas de tensión, por lo que a un hipertenso podría modificarle la eficacia de los antihipertensivos. Para finalizar, bajo ninguna circunstancia, debe utilizarse si se ha ingerido alcohol ni durante el tercer trimestre del embarazo o el periodo de lactancia.

En resumen, en caso de un dolor agudo o fiebre es mejor optar, en primer lugar, por una
de las dos opciones anteriores.

Aspirina (Ácido acetilsalicílico)

Se trata de un analgésico, antiinflamatorio, antipirético y antiagregante plaquetario. Se utiliza para calmar cualquier tipo de dolor leve o moderado (muscular, de cabeza, de muelas o menstruales), para bajar la inflamación y la fiebre y, además, inhibe la acumulación de plaquetas en los vasos sanguíneos. El uso continuado de este compuesto puede producir gastritis y úlceras, por lo que es importante tomarlo en las comidas o con algún alimento y mucha agua.

No está recomendada para menores de 18 años y está contraindicada para los procesos de gripe, ya que puede provocar el síndrome de Reye, un síndrome muy raro que produce un daño cerebral súbito (agudo) y problemas con la actividad hepática. No está recomendado para las embarazadas en ninguna fase del embarazo, ya que podría afectar al feto, salvo en algunos casos si existe riesgo de trombosis. Tampoco se deben tomar aspirinas si se es alérgico o se ha tenido algún sangrado estomacal, hemofilia o ataque de asma.

Protectores de estómago

En segundo lugar, las consultas de los usuarios de mediQuo tienen que ver con las diferencias entre los antiácidos o antiulcerosos, más comúnmente conocidos como “protectores de estómago”.

El omeprazol y toda su familia de medicamentos (esomeprazol, lanzoprazol…), más comúnmente llamados “protectores de estómago”, son medicamentos antiulcerosos. Esto significa que reducen la secreción de ácido en el estómago o , lo que es lo mismo, ayudan a reducir la producción de ácido a medio y largo plazo, protegiendo así el estómago y evitando que aparezcan las úlceras. Son medicamentos que se utilizan para el reflujo gastroesofágico, la úlcera de estómago, la úlcera duodenal o el tratamiento de la infección por la bacteria Helicobacter pylori, una bacteria microaerófila, gramnegativa, de crecimiento lento y forma helicoidal que se encuentra en la capa mucosa que recubre el interior del estómago. Una bacteria de lo más común, pues está presente en dos de cada tres personas.


(Fuente: mediQuo)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*